•  |
  •  |

No sólo es poeta y pintor, sino también es un gran discípulo de la fe católica y como tal ha conjugado sus dones para crear una obra de arte que hoy será inaugurada y bendecida en la catedral de Managua Inmaculada Concepción de María.
Se trata del Vía Crucis hecho arte, que pone en evidencia el misterio doloroso de Cristo en su calvario camino a la cruz y que ahora engalana las paredes del
templo capitalino, como ejemplo divino de fe cristiana.
El mural que expone las 15 estaciones del Vía Crucis le tomó tres años de trabajo al poeta y artista plástico Julio Valle Castillo, misma que no hubiese sido posible sin la suma de esfuerzo colectivo y la colaboración financiera de la fundación Rubén Darío que coordina la señora Rosario Ortiz de Chamorro.
Hoy esas 15 estaciones expuestas con pinceladas de color y arte moderno, en el que se entremezclan las influencias de la imaginería popular nicaragüense, tendencias españolas y mexicanas, como describe el autor, decoran la catedral de Managua.
“La catedral no tenía esos murales que son un lindo atractivo turístico que no sólo promueven la devoción, sino que sirven para atraer el turismo”, detalla Valle Castillo, quien agrega que la principal motivación del artista ha sido recrear la crucifixión, muerte y resurrección, apegada al canon y devoción del Vía Crucis.
La exposición artística iniciará con la santa eucaristía que presidirá el arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes Solórzano, hoy a las 8:00 de la mañana.