•  |
  •  |

“Volver o no volver” he ahí el dilema que se plantean muchos artistas que tocaron un día el cielo con sus manos. Lograron llegar a la cúspide de su carrera hasta que el “llámese” cansancio, necesidad de privacidad o el inicio de una nueva etapa les motivó a retirarse.

Pero el dulce sabor y el éxtasis que deja la fama es difícil de olvidar, por lo que tiempo después la mayoría decide regresar, sin embargo, no todos corren con la misma suerte de Ricky Martín, quien aparece y desaparece como estrella fugaz, sin que su brillo se opaque. El astro boricua ha demostrado a lo largo de su carrera que puede perderse varios años de los escenarios y aun así no pasa de moda.

No obstante, Christina Aguilera y Britney Spears, dos diosas del pop que causaron furor en sus tiempos mozos no han logrado hacer que su retorno sea un éxito, por lo que pegan un hit y desaparecen. Las noticias relacionadas a estas dos estrellas del pop se relacionan más a temas de su vida privada, que a su carrera.

Christina Aguilera por ejemplo, decidió retomar su lugar de icono pop después de cuatro años de ausencia, con su nuevo sencillo "Not myself tonight", tema que pertenece a su esperada producción "Bionic". Sin embargo, su look fue cuestionado por parecerse al de la actual sensación del pop Lady Gaga, en un intento por volver a ser la número uno. Aun está la polémica de quién copia a quién, misma que perdió peso cuando la artista norteamericana asumió el compromiso de cantar el himno nacional de Estados Unidos en un acontecimiento de la Super Bowl, el evento deportivo más importante de su tierra, decepcionando a la multitud luego de olvidar la letra y hasta cambiar una estrofa por completo, según publicaron diversos medios internacionales.

Britney Spears, por su parte, lo ha intentado en múltiples ocasiones, el más reciente fue con su disco “Circus”, el cual apareció en medio de un circo mediático en el que problemas de drogas, desórdenes de conducta y la batalla legal por conservar la custodia de sus hijos eran los titulares de los tabloides.
Tres años después, Britney está de vuelta a la escena para reclamar el trono de la ‘Princesa del Pop’ con su séptimo disco de estudio, titulado “Femme Fatale” ¡Claro! Eso está por verse, sobre todo ahora que tiene que competir con una nueva generación de cantantes, como Lady Gaga, Katy Perry, Kesha y no sólo mujeres, sino también hombres como Justin Bieber, quienes se suman a la batalla con menos edad, más hambre de éxito y mucha gente detrás que quiere llevarlos a la cima.

Aterrizando al plano latinoamericano
Ahora imagínense que grandes columnas como esos iconos pop han naufragado en su intento por volver, que tal para los artistas cuyo peso cayó únicamente en el mercado latino. Así es el caso de Fey, la intérprete de “Gatos en el balcón”, quien  regresara luego de pasar por éxitos y sin sabores como el escándalo suscitado cuando se descubrió que la cantante ocultaba su verdadera edad para obtener las preferencias en el público juvenil, reinventada y rejuvenecida. El álbum de intérprete de “Azúcar amargo” no causó mucha expectativa, como tampoco lo ha hecho Lucerito, a quien muchos adoran por su imagen dulce y serena que ha proyectado en conciertos y telenovelas, esta última faceta fue la que la mantuvo concentrada más como actriz, que cantante. Quizás el desacierto de ambas esté en apostarle a un público más juvenil, terreno minado por Camila en una versión suave, bacheteros y reguetoneros como Chino y Nacho, por mencionar algunos.


¡No sé ustedes, pero yo las prefería con mucha ropa, cantando en los escenarios, nada que ver con su nueva imagen galáctica, muy a lo “Gaga”!

Excepciones a la regla
Antecedentes como los ex timbiriche que triunfan sólo en su tierra cuando deciden reunirse, tiene sus excepciones a la regla, tal es el caso del grupo OV7, que aun sin Kalimba, han logrado proyectarse como si el tiempo lejos de los escenarios no hubiera transcurrido. Han causado furor aun en los más jóvenes que no tuvieron la oportunidad  de corear sus viejas rolas hace aproximadamente ochos años, como “Vuela más alto”, aunque sí pueden cantar “Prohibido quererte”.

¡Claro! No todos corren la misma suerte, como ya lo habíamos dicho al inicio.