•  |
  •  |
  • END

La euforia y desesperación del público prevaleció en el esperado concierto de Silvio Rodríguez, después de 25 años sin presentarse en Nicaragua.

La noche de trova inició a las 7:30 con la aparición de Moisés Gadea, quien con guitarra en mano entonó dos temas de su repertorio, seguidamente se presentó el Dúo Guardabarranco. “Estamos muy contentos de estar aquí compartiendo con ustedes nuestra música”, dijo Katia Cardenal, y seguidamente elevaron sus voces al son de “Dale una luz” y “Mi Luna”. Hasta ese momento no había terminado de ingresar el público al local del centro de eventos Pharaohs Casino.

Una hora exacta después, los nicaragüenses apreciaron al insigne artista cubano, vestido al mero estilo popular: Camisa gris, jeans y gorra. Su primer tema fue “El necio”, le siguió “Quien fuera”, “Óleo de una mujer con sombrero”, “La maza” y muchos que la gente coreó y aplaudió hasta el cansancio.

Multitud contra organización
En el combate por entrar, gran parte del público botó las mallas que separaban las localidades entre general y preferencial, ubicándose de esta manera en un mismo espacio. La seguridad no fue suficiente, pues muchos ingresaron de manera gratuita, al despojar a los encargados de taquillas de los boletos para entrar.

Espere mañana crónica completa de este espectáculo.