•  |
  •  |

¿Si usted tuviera el privilegio de retroceder el tiempo, en qué aprovecharía esa oportunidad? Doña Gladys Ramírez de Espinosa no dudó dos veces para responder. Ese paso atrás lo daría en función de la promoción cultural. Ella cree que hay que soñar en grande, es por eso que abordaría una capsula al pasado para darle más apoyo  a los centros culturales rurales y así descentralizar la cultura, como manifestó durante una entrevista a END, enmarcada en el homenaje que le rinde la Red de Profesionales del Teatro Nicaragüense en el Día Internacional del Teatro que se celebra el próximo 27 de marzo, pero que desde el 22 inició la fiesta.

“Soñaba que se podía hacer muchísimo, pero no habían medios”, expresó la ex Directora de Cultura durante el periodo de gobierno de Violeta Barrios de Chamorro.

Al frente de esta institución considera que su legado fue ponerle un techo que albergara los sueños de ese sector en el Palacio Cultural. Además, le dio continuidad al proyecto de restaurar las ruinas del Gran Hotel y convertirlo en un semillero de talentos al servicio del arte.

Una vida dedicada al arte
Pero no es por esos méritos que cosechó al frente de esa institución por lo que hoy le rinden homenaje, sino por su aporte como fundadora del Teatro Experimental de Managua (TEM), el cual surgió en los años 40, a iniciativa de un grupo de jóvenes aficionados a las artes escénicas, encabezando ella la lista.

La Red de Profesionales del Teatro Nicaragüense le brinda homenaje por su trayectoria y aportes al teatro pinolero, misma que inició desde muy joven como escritora, a través de las páginas de un medio impreso de circulación nacional donde daba rienda suelta a ese espíritu encarnada en una periodista.

Este reconocimiento en vida la tiene muy emocionada, sobre todo porque el itinerario en celebración de esta efeméride hace una excepción, abriendo el telón de la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío al montaje de “La Ratonera”, puesta en escena que llevan a las tablas del coloso los integrantes del TEM. Por lo general, se reserva la sala experimental Pilar Aguirre.

En su emoción no resta mérito a quienes junto a ella dieron vida a ese proyecto del TEM, y modestamente refiere que ese homenaje lo recibe en nombre del grupo: “Yo soy una ficha más que ha contribuido a la creación de ese espacio”, expresó.

Aprovechando su experiencia, no descartamos abordar otros temas. Aunque ahora ve los toros de largo del panorama cultural, no omite manifestar que desde su época a la fecha el problema del arte sigue siendo la falta de apoyo a ese sector.

A su juicio, se ve este espacio enfocado en folclore, descuidando las otras ramas como el teatro, un medio que ella describe como una herramienta educativa que eleva el nivel cultural del pueblo.

Para emitir esa opinión ella toma en cuenta su bagaje cultural acumulado en sus años mozos, que le permitieron recorrer diferentes destinos del mundo como Italia y ampliar su perspectiva del verdadero valor del arte. En comparación estamos a años luz, pero en la medida de lo posible se desarrolla. Ella es testigo de eso, pues como directora del INC también creó un programa cultural en los parques que inició con una rala convocatoria de entre 15 y 20 personas. Con el tiempo aumentó a centenares.

“La Ratonera” en tributo a ella esta noche
Hoy, décadas después, el TEM sigue convocando a aficionados del teatro que por una u otra razón no pudieron hacer carrera como profesionales de esa rama.

Ejemplo de ello son Rafael Cabrera, Winston Wallace y Rosa Bernheim, parte del elenco que esta noche da vida a “La Ratonera”, obra de la escritora británica, Agatha Christie, estrenada el seis de octubre de 1952. Desde entonces ha cosechado éxitos y recorrido el mundo con igual atención.

Los actores aficionados que esta noche la pondrán en escena, como parte del homenaje a Ramírez, fundadora del TEM remontarán al público a los años 40, época en la que está ambientada la obra.

En tres actos, con duración de una hora y 45 minutos, ocho actores aficionados del TEM proyectarán al público hacia una obra cargada de drama y misterio, pero sobre todo de mucho esfuerzo, arduo trabajo e inversión de tiempo y calidad.

Aunque los aficionados ejercen otras carreras como Medicina, Ingeniería y Derecho, dedican su tiempo libre a las prácticas contra viento y marea, literalmente.

Para la gala de “La Ratonera” que se lleva a cabo hoy por la noche esperan un lleno total, confiando en que ya tienen un público cautivo que da fe de la calidad y entusiasmo que siempre imprimen a su afición teatral.

Cabe destacar, que cada fruto de las puestas en escena del TEM va dirigido a obras sociales. Esta vez es para el hogar de Niños San José Protector, que atiende a niñas y niños en riesgo y abusados.