•  |
  •  |

Con la participación de grupos musicales locales de Somoto, y la actuación especial de La Baca Loca se realizó el primer festival ecológico, donde la música, el arte y el reciclaje se unieron “por la Madre Tierra”.

El evento fue realizado por el Movimiento Cultural Ecológico, Cultec, con el apoyo de la Alcaldía Municipal de Somoto, el Marena; asimismo, contó con el auspicio  del Programa para el Apoyo de la Cultura de la Embajada de Noruega, Paacnic.

Las actividades comenzaron el sábado por la mañana con brigadas para ir al Cañón de Somoto. El objetivo principal es limpiarlo y recolectar la basura, para luego hacer un concurso y premiar a quien recogiera más.

“Cultec nació como una iniciativa de jóvenes preocupados por las condiciones ecológicas. El festival resultó ser la primera actividad organizada por los integrantes del movimiento, por lo que tocaron puertas y recibieron apoyo de las instituciones”, expresó Gris Rodríguez, miembro de Cultec.

Por su parte, Sandra Báez, de Picnic, expresó: “Hemos venido fomentando la participación de grupos musicales en actividades que enfoquen el cuido ecológico.  Apoyamos las iniciativas ecológicas y la formación de grupos  ambientalistas que fomenten el cuido de nuestros recursos, siempre y cuando ellos busquen apoyo local como la Alcaldía o el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, Marena”.

En el Palacio de la Cultura de Somoto se realizó la competencia de reciclaje, donde los participantes debían darle uso a los múltiples materiales como papel, vidrio, botellas plásticas.

El jurado deliberó premiar a todos los concursantes por la iniciativa ecológica; sin embargo, el reconocimiento especial fue para un zapato convertido en macetera,  lo que llamó la atención a los asistentes, pues resultaba una forma novedosa de cultivar nuestras plantas en el jardín en vez de botar los zapatos o lanzarlos en el alambrado público. La creación fue de Erick Ramón Barrantes.

La parte musical del festival estuvo a cargo de grupos locales como Nómadas, Bohemia y Anarkía, además de La Baca Loca.

Los músicos aprovechaban el micrófono para transmitir mensajes ambientalistas, asimismo, el Movimiento Comunal proyectó videos sobre daños ecológicos que podrían evitarse.