•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El mandatario venezolano y aspirante a la reelección, Hugo Chávez, y el candidato de la alianza opositora, Henrique Capriles, concentraron sus discursos en hacer advertencias en el contexto de escenarios de triunfo o derrota, a 13 días de las elecciones presidenciales.

Capriles advirtió al Gobierno que de no reconocer su triunfo en los comicios del próximo siete de octubre el pueblo saldrá a la calle “para exigir respeto”, mientras que Chávez insistió en que una derrota de la “revolución” implicará la desaparición de los programas sociales que ha impulsado.

El líder opositor celebró dos mítines de campaña en los estados Bolívar (sur) y Carabobo (centro), mientras que Chávez encabezó un acto de masas en el estado Trujillo (oeste) precedido de una marcha en el oeste de Caracas, en la que se movilizaron cientos de beneficiados con los programas sociales del Gobierno.

Electores a la calle si hay trampas

“Si el Gobierno se atreve a alguna aventura o a darle un palo a la mesa de tratar de desconocer la voluntad de nuestro pueblo, ahí va a haber un pueblo en la calle para exigir respeto a la voluntad que se va a expresar el siete de octubre”, dijo Capriles durante un acto de campaña en la ciudad de Valencia, estado Carabobo (centro norte).

Capriles hizo mención a la publicación ayer del diario español ABC, según la cual, Chávez estaría “adiestrando a células de ‘militantes revolucionarios’” para controlar una eventual votación adversa en los comicios.

En un pueblo minero de Bolívar el aspirante de la alianza opositora también aseguró que de gobernar la nación no “seguirá” entregando “a ningún país” los recursos que son de los venezolanos y aclaró que “no tiene nada en contra de los chinos”.

Capriles hizo el comentario un día después de que Chávez anunciara la firma de nuevos acuerdos con la empresa china Citic Group para la explotación de oro y cobre en las reservas “Las Cristinas”, ubicadas en el estado Bolívar, uno de los mayores yacimientos de oro que quedan en el mundo sin explotar.

El chavismo, por su parte, movilizó en Caracas a cientos de personas beneficiarias de las misiones o programas sociales que ha impulsado el Gobierno con el lema “Las misiones son del pueblo y están con Chávez”.

Chávez carea con las misiones

La movilización pro oficialista está en sintonía con los últimos discursos de campaña electoral de Chávez, quien ha asegurado que de ganar la oposición lo primero que haría un potencial “gobierno burgués” sería eliminar las misiones.

Los programas oficiales abarcan una amplia gama de sectores que incluyen, entre otros, el agrícola, la educación, la distribución de alimentos y salud.

“¿Ustedes creen que un gobierno de los más grandes ricachones burgueses atendería de verdad las necesidades del pueblo?”, le preguntó Chávez a sus seguidores de Trujillo.

“¿Ustedes creen que ese sistema de salud, público, gratuito y de calidad sería mantenido por un gobierno burgués?”, insistió el gobernante quien ofreció un discurso de una hora, tiempo al que ha reducido sus últimas alocuciones, mucho más cortas que las extensas jornadas que acostumbraba a protagonizar hasta hace menos de un mes.