•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Tomado de El Universal

Funcionarios cubanos que coordinan la Misión Barrio Adentro, a lo largo y ancho de la geografía venezolana, están inquietos. Las deserciones de su personal, unos 80 por mes en los últimos 90 días, en víspera de las elecciones presidenciales, prometen superar los cerca de 500 que abandonaron sus puestos en 2011, como relatan médicos de ese programa.

“Conmigo fuimos 22 los médicos que solo en una semana del mes de mayo, desertamos desde distintos puntos de Venezuela.

De Maracaibo vino un grupo, otro de Valencia, uno de Miranda y otros del sur del país, pero de mayo a agosto han sido unos 80 por mes más o menos”, comenta Yumar Gómez, uno de los galenos que ahora mismo se encuentra en Miami, Estados Unidos.

Hasta 2011, unos 700 médicos cubanos en todo el mundo desertaron de las misiones que el Gobierno comunista de la isla tiene en 66 países, unos 500 provenían de Venezuela, como citaba la organización Barrio Afuera, que brinda apoyo al personal médico cubano que desea desertar de estos programas.

“Muchos ven que las cosas no andan bien, hay quienes adelantaron su deserción porque la victoria del presidente Chávez se torna oscura, y creen que su derrota es inminente. Y le digo... muchos no quieren volver a Cuba”, dice el doctor Gómez.

En Venezuela hay 44,804 cubanos prestando servicios en las siete misiones sociales que comenzaron en 2003, tal como reveló en febrero de 2012 el presidente Hugo Chávez.

No obstante, el 22 octubre de 2010, en una inusual rueda de prensa, el embajador de Cuba en Caracas, Rogelio Polanco, indicó que en Venezuela había “40,000 cooperantes, 30,000 de ellos prestando servicios como médicos”, por lo que en dos años arribaron 4,804 nuevos funcionarios, un 12% adicional.

Con su pasaporte oficial de tapa roja que la acredita como funcionaria, Delia García es una enfermera cubana que desertó en mayo junto a Yumar, pero aún se refugia al sur de Maracaibo, en casa de unos amigos, a la espera de presentarse ante el consulado estadounidense y solicitar la visa de no inmigrante y marcharse a Houston.

“Estamos ahorrando primero y trabajando en otra cosa”, cuenta Delia, quien prefiere que no se revele el estado de donde salió. “Ver que en la calle la gente que repudiaba más fuerte al Gobierno me convenció de lo que puede venir”, explica esta enfermera, de 32 años.

Estos profesionales, como todo cubano que preste misión en el exterior, pueden pedir visa de EU bajo el programa Parole para Profesionales Médicos Cubanos (CMPP, por sus siglas en inglés), que data de 2006.

"La cosa con Chávez no está segura"

“Nuestros superiores nos decían que la cosa con Chávez ‘no está segura para octubre’, y nos hablaban de las deserciones que, como siempre ocurren, se estaban acelerando. Por eso yo me voy. Si no hay misión en Venezuela, ¿a dónde nos mandarán entonces? ¿A Burundi?

Para tener idea del peso de las deserciones de oficiales cubanos en el mundo, datos divulgados por el diario The Wall Street Journal mostraban que, hasta el 16 de diciembre de 2010, los consulados norteamericanos en 65 países habían expedido 1,574 Visas Parole.

En 2011, EU otorgó 3,067 visas de todas las categorías a ciudadanos cubanos, según la Oficina de Asuntos Consulares del Departamento de Estado. En 2010 concedió 3,365 visas.

Tanto para Delia como para Yumar y para otros de sus compañeros, estos meses de campaña presidencial han sido algo “intensos”, como reconoce esta mujer, natural de Pinar del Río.

“Nuestros superiores nos decían que teníamos que ‘advertirle’ a los pacientes que si ganaba Henrique Capriles nosotros nos íbamos a ir, ese era o es nuestro aporte a la campaña del presidente Chávez”, relata Yumar. “Era llamar al miedo básicamente”, remata.

“Nosotros sabemos de muchos médicos y profesionales que quieren quedarse, que desertaron y trabajan honradamente, buscan ser venezolanos. De verdad están hastiados de la política, aquí y en Cuba, pero desconocen cómo los trataría el Gobierno si Capriles gana el 8 de octubre”, se pregunta Gómez.

Capriles ha referido que no tiene pensado poner fin al programa Barrio Adentro, sino que lo revisará para “sincerarlo”. “Mientras necesitemos la ayuda de cualquier otro país para poder prestar servicio de salud, lo vamos a seguir teniendo”, dijo el 8 de agosto de 2012.

El doctor Gómez advierte que “de los médicos cubanos no deben tener miedo, reconozco que algunos cumplen algo parecido al espionaje, uno nunca sabe quién es quién, pero son los funcionarios que están en los ministerios y con los militares los que tienen que devolver a Cuba, esos sí saben cosas”.

Oficialmente, detallaba Chávez, en la Misión Médica hay 31,777 colaboradores; en la Deportiva, 6,225 personas; Misión Cultura Corazón Adentro, 1,905; Misión José Gregorio Hernández, 54 colaboradores; Misión Campo Adentro (agricultura) 735 colaboradores, y en la Misión Educativa 486, sin revelar el número de oficiales que prestan otros servicios.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus